viernes, 22 de agosto de 2008

Círculo de agonía


Hay días en los que me siento tremendamente agobiada. Ayer por ejemplo fue uno de esos días.

Primero que ya no estoy de vacaciones, se terminaron las visitas, la familia y demás, vuelvo a mi hogar con mi bebé y el Sr. Desesperado a trabajar.

Sé que es un lujo el poder estar cuidando yo de mi niño, no tener que estar trabajando y perdiéndome momentos de él, aún así me agobio tener que estar todo el día en casa, porque claro que puedo salir a pasear pero sola con el nene, la gente trabaja, tiene obligaciones, no pueden estar a nuestra disposición. Está la opción de que se lo quede la madre del Sr. Desesperado (Sra. Desesperante), pero para mi no lo es. Mi madre llega de trabajar por la tarde y podría salir con el niño, pero tampoco me apetece estar sin él.

Con lo cual todo esto es como un círculo vicioso, ya que me agobio, sin embargo no delego.

Ayer vinieron mis suegros (Srs. Desesperantes) por la mañana a ver al niño, llegaron a eso de las 10 y media, al momento vino el electricista, luego los albañiles... y sobre la una se fue todo el mundo... Estaba agotada de tanta gente, despertaron al peque, sólo querían tenerlo en brazos, así que cuando nos quedamos solos quería los mismo que le habían dado hasta ese momento, y yo tenía que ocuparme de otras mil cosas que se habían ido quedado sin hacer.

Por la tarde los
Srs. Desesperantes volvieron con un regalo para el chiquitín, un regalo genial (qué ironía) un TAMBOR... Por favor, si no tenía ya poca tranquilidad para colmo de males ésto.

Estoy Desesperada.

Mujer Desesperada

1 comentario:

mar dijo...

No me extraña cariño que estés desesperada, ufff por desgracia me has recordados los malos momentos que también sufri con mis pequeños, gracias a quien sea ya son muy grandes, ahora vienen otros problemas pero para mí aquello era un infierno.

Aún recuerdo que no dormía nada mi hijo y un día vino mi sobrina y se lo llevo a dar un paseo para que me quedara un poco relajada, pues me pasé las dos horas yendo y viniendo a su habitación porque le oía llorar, joer me tenía obsesionada y respecto al tambor, al mío le regalaron una batería completa con platillos incluidos con un añito, aunque antes ya cogía las cacerolas y con las cucharas de madera se liaba a dar golpes, jaja, ahora toca genial la guitarra y el piano y tiene un grupo de música asi que tranquilita que igual te sale un artista, la pinta la tiene el joío, jaja, cuidate mi niña, y consuelate que esto se pasa , besitos.