jueves, 24 de julio de 2008

¿Tanto hemos cambiado?

Tras un larguísimo noviazgo y un tiempo de convivencia decidimos casarnos. Bueno, la decisión fue más bien una forma de callar a la familia que tanto empeño tenía en que consolidáramos la pareja.

Ahora bien, hay veces en las que me saca de quicio y me pregunto si tanto ha cambiado, he cambiado o hemos cambiado. Me parece mentira que en ocasiones ni siquiera lo reconozca, cuando me mira perdonándome la vida, o me dice alguna palabra o frase fuera de lugar.


Sin embargo, al momento se me suele pasar y ya lo vuelvo a ver a él, al niño del que me enamoré y al hombre con el que me casé.


Me alegro de que no me dure mucho tiempo ese sentimiento hacia él, porque creo que si fuera así nuestra relación ya habrái terminado, afortunadamente sabemos perdonarnos, aguantarnos, tolerarnos y sobre todo sigue habiendo mucho respeto.


Mujer Desesperada

1 comentario:

desencanto dijo...

Es duro ver como el amor, aquél sentimiento tan intenso, poco a poco, se transforma en algo en lo que no nos reconocemos.Hablas de perdonar, me parece muy bien, es bueno perdonar cuando la persona que tienes al lado se lo merece, pero tambien de tolerarse, y aguantarse...es duro ver que aquél hombres, con el que compartimos momentos sublimes, poco a poco se convierten en la persona que menos nos respeta. Mientras no haya una dependencia total, siempre hay salidas...Saludos